dijous, 15 de desembre de 2011

....

...Después de ver sus ojos perdiéndose, sentí que la puñalada me la habían dado a mí. El tiempo corría lento, como si fuese un jodido sueño... pero no era un sueño, y él seguía desangrándose en mis brazos.
Con las pupilas dilatadas y un gesto tranquilo, gracias a la droga, me miró y me dijo: "¿Sabes? Nunca pensé que moriría así, siempre me imaginé que sería por una guerra, o que me matarían unos cerdos, o que un tiro en la sien por parte del gobierno  acabaría conmigo, pero no pensé que fuese a ser así. Aunque es la mejor muerte que nadie podría tener, porque lo último que veré serás tú. Te quiero, ¿sabes? no se que coño pasará cuando mi corazón deje de latir, probablemente me pudra bajo tierra, pero si hubiese algo más, siempre te recordaría. Me salvaste la vida infinitas veces con tan solo mirarme. "
Y mientras, ¿Yo qué podía hacer? Las manos ya estaban cubiertas por su sangre. Estábamos solos en un callejón, yo gritaba, gritaba con todas mis fuerzas, la gente acudía y llamaba a ambulancias, pero pocos segundos después, con un gesto completamente tranquilo, sentí el calor de sus labios por última vez.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada