dissabte, 9 de juny de 2012

S.P :D

Nunca había vivido más cerca del peligro, pero nunca me había sentido tan seguro. Nuca me había sentido con tanta confianza, y la gente podría notarlo a una milla de distancia. Y en cuanto a esto, ¿la violencia? Tendré que ser honesto- llegó a gustarme. Una vez que recibes algunos golpes y te das cuenta que no estás hecho de cristal ya no te sientes vivo hasta que te esfuerzas por saber hasta donde puedes llegar.